¿Eres nuevo lector del Boletin Liberal?

Para encontrar el articulo que buscas solamente tienes que buscar en la columna derecha (Encuentra tus articulos favoritos). Clicando en las etiquetas encontras todos los articulos relacionados. Por ejemplo:Si quieres buscar un articulo de José Losa solamente tendrias que clicar en la etiqueta y te saldrán todos sus articulos.

Buscar palabra

Sarkozy no pasa a la segunda vuelta

sábado, 31 de marzo de 2012

Sarkozy quedará tercero en la primera vuelta. Sin miedo a equivocarme lo digo. Si me equivoco: error. Pero merece la pena hacer el análisis y presentarlo con una afirmación rotunda. Asumir riesgos hace falta, a base de vivir sin ellos mucha gente ya no sabe para qué sirve el miedo. Para leer tópicos no viene el lector a mi blog. Los tópicos, en las tertulias de las televisiones públicas. Aquí, la juerga.
Soy plenamente consciente de que las encuestas no me dan la razón pero ya veremos qué dicen las urnas en Francia. Como todos sabemos, tienen elecciones presidenciales el 22 de abril en primera vuelta y el 6 de mayo en segunda.
Reflexionando sobre lo que ha sido Nicolás Sarkozy y sobre la situación del conjunto de los partidos políticos franceses he llegado a conclusiones. Primero quiero recordar que ninguna encuesta vaticinaba lo que sucedió en las presidenciales de 2002. El candidato del PS, Lionel Jospin, no pasó a la segunda vuelta porque en la primera fue adelantado por Jean Marie Le Pen, el candidato ultranacionalista del Frente Nacional. En 2002 la izquierda estaba muy fraccionada, hecho definitivo para Jospin. Creo que Sarkozy se ve en medio de una serie de circunstancias que lo conducirán al mismo hecho y el centro-derecha también está muy fraccionado en esta ocasión.
Lo peor que puede hacer un candidato es no contentar a los suyos. Y hay que recordar que antes de sustituir a Chirac, de ser el candidato de su partido, en plena refundación del centro-derecha francés; Sarkozy era la renovación de dicha tendencia.
La derecha francesa estaba anclada en los viejos principios gaullistas: nacionalismo, antiamericanismo, conservadurismo social, proteccionismo económico e imposición radical desde el Estado de eso que llaman valores republicanos. Sarkozy, en cambio, se nos presentaba como una derecha humanista y globalista, como un liberal en materia económica, como un defensor de la libertad religiosa enfrente del laicismo radical de la Francia contemporánea y como un atlantista sin complejos (cosa que en Francia es difícil de ver). Pero poco después de ser elegido ya vimos que no cumplía: Danone era nombrada sector estratégico, hablaba de refundar el capitalismo, el Estado volvía a meterse en materia moral y religiosa, el debate sobre
el velo y la identidad le restaron humanismo y con el episodio de Haití y en las cumbres del G20 le salió el ramalazo antiamericano.
Cuando llegan al Elíseo se creen Napoleón.
Se decía en 2007 que Sarkozy era el candidato del CAC40. Que Sarkozy era el candidato de La Défense. Hoy Sarkozy impone unilateralmente en Europa la Tasa a las Transacciones Financieras. Sarkozy no entusiasma a los que lo encumbraron frente a su enemigo en la cloaca perfumada: Dominique de Villepin. Todos sabemos cómo fue aquello. Bueno… sabemos lo que nos dejaron saber, como siempre.
El éxito de Sarkozy fue convencer desde lo que para la derecha francesa eran unos nuevos principios. Hoy no ilusiona y ha vuelto a demostrar que en Francia la derecha es tan o más socialista que la izquierda.
Con aquel discurso renovador, alejándose del gaullismo tradicional, Sarkozy juntó varios grupos en la UMP: buena parte del RPR, Démocratie Libérale de Madelin y Raffarin, el partido Radical de Borloo, grupos soberanistas, algunos centristas de la vieja UDF que no se quisieron apuntar a la aventura del Movimiento Democrático de Bayrou y otros. La UMP es mucho más plural de lo que a “Sarkoleón” le gustaría. Esos grupos andan revueltos y desde el centro a la derecha hay unos cuantos candidatos a la Presidencia que son bastante populares.
La base de toda campaña siempre son los propios. Y los propios no los tiene, ni fieles, ni unidos, ni movilizados.
Sarkozy ha cometido muchos errores estéticos en plena crisis económica que no voy a comentar. La estética no me interesa mucho, pero la cito porque hablamos de Francia. Todos sabemos a qué imágenes de Sarkozy me refiero.
Más allá de esas cuestiones de forma, Sarkozy ha cometido varios errores de fondo, de discurso y de estrategia. Ha acabado apoyando el discurso de todos sus adversarios. Y todo recuerda el clásico político de “si puedes optar por el original, no te quedes con la copia”. El Sarkozy de hoy lo ha copiado todo.
Sarkozy ha hecho guiños a la izquierda como he comentado antes. “Refundando el capitalismo”, defendiendo sectores “estratégicos”,
persiguiendo fortunas, siendo populista contra la banca; e impulsando a toda prisa para las elecciones, la Tasa a las Transacciones Financieras. Pero en esta línea electoralista, precipitada y descarada; también ha hecho guiños a la extrema derecha. Ha puesto flores aquí y allí, en lugares donde La République no ponía flores. Y ha practicado una clara retórica cerca del Front National sobre la identidad y la inmigración.
En 5 años, hemos pasado de tener un Sarkozy humanista y liberal-conservador a tener un Sarkozy casi nacional-bolchevique. Ha copiado el discurso de sus principales rivales y tiene a los suyos desenganchados. Eso huele a derrota.
Las encuestas dicen que Marine Le Pen saca un resultado parecido al de su padre en 2002, cuando fue bastante elevado. Y eso no me cuadra. En 2002 no había la crisis actual de carácter económico y social, y hemos convenido con razón, que las crisis sociales son el mejor impulso para los discursos ultranacionalistas. El euroescepticismo está más fuerte que nunca en Europa por motivos conocidos. En este contexto: ¿Tiene sentido que Marine Le Pen tenga los mismos o menos votos que su padre en 2002 con esta crisis de ahora? No parece. Yo creo que sacará mejor resultado del que le dan las encuestas. Lo mismo digo de las encuestas para Bayrou, pero con el efecto electoral inverso. ¿En estos momentos de crisis el centrismo de MoDem va a conservar el peso que indican las encuestas? Tampoco me cuadra.
Si alguien desplaza a Sarkozy de la segunda vuelta es una Marine Le Pen de formas más refinadas que su padre. Con un discurso más inteligente y que ha sido legitimado por las aproximaciones de un Sarkozy temeroso de lo que yo vaticino en este texto.
Todo en Sarkozy durante los últimos meses indica miedo y prisas. También se le ha visto ansioso de fotos con Merkel… Y tanta foto vacía ha trasladado una imagen a la opinión pública europea de que él no manda, es sólo la muleta que necesita la Canciller. Eso en Francia se castiga.
Para acabar. En los momentos más débiles siempre aparecen los viejos enemigos. Aunque ellos no vayan a ganar nada quieren formar parte del despiece del odiado. Y ahí está Villepin, para asegurarse de que Sarkozy no llega ni a la segunda vuelta. Sarkozy no tiene contentos a los que dijo representar en su renovación, y sus viejos
suyos optarán por las dos candidaturas gaullistas que hay en la contienda electoral francesa. El gaullismo tradicional votará a Villepin y sólo que éste llegue al cuatro o cinco por ciento del voto hará que Sarkozy sea historia. ¿Cómo va a contrarrestar Sarkozy las canas de Villepin? ¿Con las alzas de sus zapatos? Villepin parece haberse presentado con el único objetivo de restarle fuerza a Sarkozy.
Con todo esto y la izquierda menos dividida, Hollande será Presidente. Deseemos para nuestro divertimento que en pleno mandato también se le aparezca algún viejo enemigo. ¿Dominique Straus-Khan?
Paris es una habitual de la conspiración política, como tantas capitales, pero en ella hay una verdadera afición a resucitar viejos enemigos. Debe ser el efecto de tanto céntrico cementerio lleno de muertes políticas y violentas.

0 comentarios: