¿Eres nuevo lector del Boletin Liberal?

Para encontrar el articulo que buscas solamente tienes que buscar en la columna derecha (Encuentra tus articulos favoritos). Clicando en las etiquetas encontras todos los articulos relacionados. Por ejemplo:Si quieres buscar un articulo de José Losa solamente tendrias que clicar en la etiqueta y te saldrán todos sus articulos.

Buscar palabra

SENADO ¿ SI O NO ?

jueves, 23 de febrero de 2012

La verdad que el tema lleva una temporada estando en el orden del día, por su cierta innecesariedad, y más en tiempos en los que hay que reducir gastos de allí donde se pueda. Se plantea entonces la pregunta : ¿Senado sí o Senado no?
Hace algunos días vi un anunciado de la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santa María en el que informaba de que entre sus pretensiones estaban la de reformar nuestro sistema constitucional, concretamente la de dotar al Senado de funciones más igualitarias respecto a la otra cámara, que junto a ésta conforman nuestras Cortes Generales, el Congreso de los Diputados. Se plantea por lo tanto la candente cuestión de nuestro bicameralismo imperfecto y de cómo solucionar el descontento popular sobre dicha Cámara. Para ello es necesaria una breve lección de Derecho Constitucional que me dispongo a narrar.
Lo primero sería el comprender como nace el Senado, conocido como la Cámara Alta de las Cortes Generales. Como sabemos el sistema moderno surge de incesantes enfrentamientos y limitaciones recíprocas entre el monarca absoluto y los parlamentos, siendo con las monarquías liberales  del siglo XIX donde el Senado tiene el sentido de integrar un elemento esencial del Absolutismo como era la nobleza secular y el clero, ésto en  el concepto liberal europeo. Es el modelo inglés de la Cámara de los Lores.                                                                                           
Pero en el sentido democrático americano ha sido diferente, observándose una mayor salud constitucional; aquí la segunda cámara aparece relacionada con la división en Estados, siendo un instrumento de representación de los intereses territoriales, que también participan en la voluntad de la nación.
En España el bicameralismo a lo largo de su historia ha sufrido una serie de peripecias en
función de la Constitución del momento, y del gobierno, así mientras regía el modelo liberal progresista el Senado estaba formado de igual modo que el Congreso de los Diputados, en el modelo conservador sus miembros procedía de la designación regia. Nuestro constituyente de 1978 tiene en cuenta ambos sentidos determinando al Senado la “Cámara de Representación territorial” (69.1 CE), pero al seguir avanzando en su composición observamos que los Senadores de las Comunidades Autónomas son minoritarios frente al resto (Tan solo cada C.A elige uno y otro más por cada millón de habitantes), y que sus limitaciones frente al Congreso de los Diputados hacen que nuestro bicameralismo sea extremadamente imperfecto. (Véase en el nombramiento del presidente del gobierno (Art.99CE), la moción de censura (Art.113CE) aprobación del Referéndum (Art.92 CE), así como también puede levantar el veto del Senado en el procedimiento legislativo ( Art 87CE), etc…)En todas ellas la función del Senado es ninguna o casi ninguna.
Pero lo que me interesa ahora es centrarme en el concepto de Representación territorial en pro de su posible modificación ya que  lo que entendí del anunciado de la Vicepresidenta del Gobierno fue que buscaban erradicar o al menos  suavizar su imperfección pero no de su composición algo imprescindible, en mi opinión, pues si no es realmente una Cámara de Representación territorial  es inútil su existencia. Lo ideal sería por lo tanto que el Senado defendiese unos intereses territoriales quedando relegados en el todos aquellos partidos nacionalistas , alejados sin duda de la búsqueda del bien general del Estado obcecados en sus particularismos, y dejando al Congreso de los Diputados como la Cámara orientada a la
consecución de los objetivos nacionales. Para ello , permítaseme una cita de Burke, que si bien ya antigua, es aplicable :
“El parlamento no es un congreso de embajadores de intereses diferentes y hostiles , intereses que cada uno debe mantener  en tanto que representante y abogado contra los otros representantes y abogados, sino que el parlamento es una asamblea deliberante de una sola nación ,con un solo interés , el del todo , en la cual no son los prejuicios locales los que deben orientarla , sino el bien general, resultado de la razón general del todo . Vosotros elegís un diputado , es verdad, pero cuando lo habéis elegido no es un diputado de Brístol , es miembro del Parlamento”. Burke
Por lo tanto queda patente la caótica situación de nuestro sistema bicameral que cuya reforma en el sentido de dotar a la Cámara Alta de utilidad urge. La solución es clara: Senado de verdadera representación territorial dejando al Congreso el interés general limpio de regionalismos o adiós al Senado.
La decisión está en manos del legislador.

0 comentarios: