¿Eres nuevo lector del Boletin Liberal?

Para encontrar el articulo que buscas solamente tienes que buscar en la columna derecha (Encuentra tus articulos favoritos). Clicando en las etiquetas encontras todos los articulos relacionados. Por ejemplo:Si quieres buscar un articulo de José Losa solamente tendrias que clicar en la etiqueta y te saldrán todos sus articulos.

Buscar palabra

La transición económica: de la economía industrial a la digital

lunes, 27 de febrero de 2012


   La crisis que padecemos no es una crisis más. No es una pausa en nuestro crecimiento, que se recuperará después de purgar los excesos. No es un “sobrepeso económico” que se equilibra con una buena dieta y ejercicio para liberarnos de la grasa sistémica y fortalecer nuestro músculo económico.
   Después de esta crisis no volveremos a la situación anterior, porque el modelo anterior ha sido destruido; porque esto no es sólo una crisis, es una oportunidad de cambio. Tú decides si aprovechas el cambio o lo padeces. 
¿Por qué lo llamamos crisis cuando deberíamos llamarlo transición económica? 

El problema no es la crisis económica. La crisis es sólo un virulento síntoma de un proceso mucho más complejo en el que nos encontramos inmersos. Estamos experimentando las consecuencias de un cambio de época, en el que nuestra economía industrial está evolucionando hacia un modelo de economía digital.
Lo digital está imponiéndose a lo industrial. Aquellos que operan con las viejas reglas de la economía industrial ven como sus empresas son cada día menos competitivas frente a los nuevos modelos de empresa, que operan con las reglas de la economía digital. Cuando nos oponemos a las fuerzas de cambio aparece la crisis porque sencillamente ya no somos competitivos en un mundo digital.
Los primeros, los que se aferran a la economía digital, padecen las crisis y los segundos, los que apuestan por las nuevas reglas de la economía digital, aprovechan las oportunidades de negocio que el cambio de modelo ofrece.
Los periódicos en papel sufren frente a los nuevos medios digitales. El comercio tradicional pierde terreno frente al comercio digital; ya no compite contra las grandes superficies: los clientes se los queda Amazon. Ya sólo te manda cartas el banco, tus amigos te envían correos electrónicos. Las empresas de telefonía regalan los mensajes de texto porque los jóvenes prefieren utilizar WhatsApp para comunicarse.
Los modelos de negocio están en plena transformación. Lo industrial o desaparece, superado por lo digital, o se deslocaliza; porque la revolución digital hace que el mundo sea más pequeño. 

Eficiencia vs. crecimiento 

La clave para la generación de riqueza en la economía digital está en la eficiencia frente al crecimiento.
La tecnología digital nos condena a ser tremendamente eficientes para competir en la nueva economía. Las nuevas empresas de la economía digital dominan la eficiencia: generan grandes beneficios con inversiones mínimas. Para ello se liberan de los átomos y también liberan a las personas.
Las nuevas tecnologías nos simplifican la vida, hacen nuestro trabajo más sencillo. Tan sencillo que a veces nuestro trabajo acaba desapareciendo, y con él nuestro puesto de trabajo: nuestro contable es Excel, nuestro delineante AutoCad y nuestra secretaria el asistente de voz Siri. Y todos ellos nos caben en el bolsillo de nuestra camisa porque nos los llevamos con nosotros en un SmartPhone.
Las nuevas tecnologías nos liberan de las tareas más rutinarias, pero si nuestro trabajo se limita a esas tareas rutinarias, si no aportamos un valor propio a la empresa para la que trabajamos acabaremos siendo sustituidos por una máquina. No bases tu trabajo en darle al botón, porque los botones también están desapareciendo: tu iPhone ahora sólo tiene uno, tu próximo iPhone probablemente ya no tenga ninguno.
           


   
Trabajadores industrialesTrabajadores digitales
Las nuevas empresas de la economía digital crean riqueza pero no puestos de trabajo 

Estas industrias destruyen más empleos de los que generan. La innovación no creará puestos de trabajo para los 'viejos' trabajadores de la economía industrial. La innovación creará nuevos puestos de trabajo para los “hombres digitales”.
Jeff Jarvis ha incluido ya varias entradas en su blog www.buzzmachine.com dedicas al empleo. Él utiliza el término “Jobless Future” para describir el paradigma laboral de la Era Digital.
Recientemente ha publicado una nueva entrada que te recomiendo leer: “Efficiency over growth (and jobs)” (http://www.buzzmachine.com/2012/01/26/efficiency-over-growth-and-jobs/). En ella afirma que sería una ilusión pensar que el fomento de la innovación contribuya a la recuperación del empleo, porque estas empresas, las empresas de la nueva economía, son tan eficientes que crean mucha más riqueza con muchos menos trabajadores.
Más riqueza y menos puestos de trabajo. Jeff Jarvis se acaba preguntando si la economía digital incrementará las diferencias sociales. Un problema que la tecnología aún no ha resuelto. 

Mi opinión: es difícil interpretar desde el paradigma del modelo económico industrial el modelo laboral de la economía digital. 

Google, Amazon, Apple, Facebook han destruido miles de puestos de trabajo al hacer obsoletas industrias antiguas.
Estas empresas ofrecen un servicio global con un número muy limitado de empleados. No son industrias intensivas en mano de obra, cierto; pero sí intensivas en talento e innovación. Requieren un nuevo modelo de trabajador y requieren nuevos modelos de relaciones laborales.
No creo que la solución al problema laboral de la Era Digital esté en la redistribución de la riqueza. Sino en la democratización de la generación de riqueza.
En la economía digital el primer trabajo será generar nuestro propio puesto de trabajo: bien aportando nuestro talento a una empresa, o bien creando nuestra propia empresa: innovación y eficiencia. Y gracias a la tecnología digital ambas cosas resultan mucho más sencillas y accesibles. La misma tecnología que destruye nuestros antiguos “trabajos industriales” nos ofrece herramientas para generar nuevos “trabajos digitales”. La innovación no va a recuperar los viejos “trabajos industriales” que se han destruido en esta crisis, pero permite generar nuevas oportunidades de negocio.
Crear una empresa en la economía digital es mucho más sencillo que en la economía industrial. La tecnología necesaria es mucho más barata y sencilla de usar. Pero requiere algo que no se puede comprar con dinero: un cambio de mentalidad económica.

La adaptación al marco laboral de la economía digital requiere un profundo cambio de mentalidad. 


Javier Rodríguez Rodríguez (@JavierRguez1982)

0 comentarios: