¿Eres nuevo lector del Boletin Liberal?

Para encontrar el articulo que buscas solamente tienes que buscar en la columna derecha (Encuentra tus articulos favoritos). Clicando en las etiquetas encontras todos los articulos relacionados. Por ejemplo:Si quieres buscar un articulo de José Losa solamente tendrias que clicar en la etiqueta y te saldrán todos sus articulos.

Buscar palabra

El mal uso de la sanidad en España

viernes, 1 de abril de 2011

La sanidad es algo esencial para la sociedad, no solo para el tratamiento de las enfermedades, sino también para su prevención y para la promoción de la salud. De hecho, la salud está reconocida como uno de los Derechos Humanos. España es uno de los países en los que la asistencia sanitaria está garantizada económicamente para todos. Pero los recursos son limitados, y si se hace mal uso de ellos, como es el caso, la situación económica del sistema se vuelve insostenible. Cuando hablamos de mal uso, ¿a qué nos referimos?, ¿quiénes son responsables?, ¿cómo podemos solventarlo?
Ambas partes involucradas en la atención sanitaria son los causantes: profesionales y pacientes. Muchos profesionales sanitarios, mayoritariamente médicos, utilizan en su práctica lo que conocemos como “medicina defensiva”, una manera sistemática de hacer pruebas a los pacientes, muchas de ellas innecesarias (con el consiguiente gasto económico), con el objetivo de tener el máximo respaldo documental en una posible futura reclamación. Pruebas radiológicas (radiografía, tomografía computarizada, resonancia magnética), bioquímicas, analíticas, inmunológicas, microbiológicas, anatomo-patológicas (biopsias, citologías…), endoscopias son, entre otras, las pruebas más comunes en la práctica médica. Muchas de ellas se realizan sin ninguna orientación diagnóstica, estando totalmente contraindicadas, por ser un derroche de recursos y, en algunos casos, por ser perjudiciales para el paciente, sea a corto o a largo plazo.
Por su parte, son muchos los pacientes que acuden cada día a la puerta de urgencias sin necesidad de urgencia (se podrían esperar a ser atendidos por la Atención Primaria), suponiendo la sobrecarga del sistema por un abuso de éste.
¿Qué hacer para solucionar el problema? En principio, habría que establecer un mayor control en la práctica profesional para que sólo se realicen procedimientos médicos si el algoritmo diagnóstico de cada enfermedad así lo requiere. Además, habría que concienciar a los usuarios del sistema de salud por un uso responsable del mismo, ya que éstos serán los más afectados en las medidas que probablemente se adapten próximamente cuando haya que pagar (además de por impuestos) por la atención sanitaria. Evidentemente, esto perjudicará a las personas más desfavorecidas, como los ancianos, que son los que más hacen uso de la sanidad y los que peor situación económica tienen.
Hay quienes defienden esta medida, y los hay quienes la rechazan, pero está claro que el sistema no aguantará tal cual durante mucho tiempo.

0 comentarios: