¿Eres nuevo lector del Boletin Liberal?

Para encontrar el articulo que buscas solamente tienes que buscar en la columna derecha (Encuentra tus articulos favoritos). Clicando en las etiquetas encontras todos los articulos relacionados. Por ejemplo:Si quieres buscar un articulo de José Losa solamente tendrias que clicar en la etiqueta y te saldrán todos sus articulos.

Buscar palabra

No lo entiendo... José Losa Pérez

lunes, 17 de febrero de 2014



No lo entiendo.
No entiendo por qué el gobierno del PP sube el IRPF si como se ha demostrado se recaudaría menos (efecto laffer).
No entiendo por qué nos suben el IVA en plena depresión del mercado interno.
No entiendo como quieren favorecer la contratación subiendo impuestos a las empresas.
No entiendo por qué en el "año de la recuperación" se suben las cotizaciones sociales mínimas a los autónomos un 20% ¿Para favorecer el emprendimiento?.
No entiendo por qué hace 2 años el PP nos decía que el único modo de salir de la crisis era bajar los impuestos y ahora nos dicen que para bajar los impuestos hay que salir de la crisis.
No entiendo por qué Montoro ha subido 41 impuestos si hablaba de reducirlos.
No entiendo por qué el gobierno no toca el despilfarro de las autonomías en vez de cargarse vía impuestos la economía real.

Solo entiendo que el PP ha dejado de representar al centro derecha y sus principios. Por ello, me sumo a VOX. Un partido con el que tras leer su manifiesto... empiezas a entender.

José Losa Pérez

¿Existe la suerte o nos creamos nuestra propia suerte?

lunes, 30 de diciembre de 2013

¿Existe la suerte o nos creamos nuestra propia suerte?

La pregunta no es sencilla. Yo nunca he creído en la suerte pero he de admitir que hay personas a las que le acompaña la suerte y hay a quienes todo lo contrario. Ante esto uno piensa... ¿Por qué hay personas a las que todo le sale mal en la vida o tienen fortuna en todo lo que hace?

Pues bien, creo que la clave es que ante cada circunstancia cada uno de nosotros actuamos de forma diferente. No siempre los planes o proyectos pueden salir como esperamos, pero hay quien sabe afrontar esas situaciones y transformarlas en un futuro próximo en algo positivo y hay quien se deja llevar por la inercia negativa y los acontecimientos prosiguen.

Del mismo modo cuando las cosas funcionan bien hay quien no sabe llevar bien el triunfo y cuando la "suerte" se torna no saben como responder y hay quien entiende que cuan montaña rusa, la vida es un sube y baja continuo.

Ante esto creo firmemente que la suerte nos la creamos nosotros con los pasos que tomamos en nuestra vida. El camino no suele ser como esperábamos que sea (para bien o para mal) por lo que son nuestros pasos los que nos llevarán a un lado u otro, hacia la "buena suerte" o la "mala suerte".

El que cargue con piedras pesadas del camino le resultará difícil esquivar los obstáculos del mismo dado el peso o como marinero en su velero...no será capaz de aprovechar el "viento de popa" para avanzar más rápido por no querer mover la vela, el que no quiera adaptarse a las circunstancias y no supere los obstáculos no podrá seguir avanzando y la "mala suerte" se hará con su vida, el que crea que su destino está predeterminado y no aproveche las nuevas oportunidades por su “mala suerte” verá que nunca llega esa ansiada “buena suerte”.

Caminemos con paso firme y decidido para alcanzar nuestras metas. Busquemos nuevos caminos sin miedo a la "mala suerte". Superemos todos los obstáculos porque la mala suerte comienza desde el mismo momento en el que creemos que no podemos evitarla o superarla.

No siempre tenemos la opción de caminar por un sendero llano sin obstáculos y hay quien comienza su trayecto por fuertes acantilados pero nuestros pasos son los que rigen nuestra suerte. Porque el que ha subido el acantilado ve más lejos que el que camina por el llano, porque el que está acostumbrado a superar piedras aprovechará mejor el sendero cuando este no tenga obstáculos, porque el que confía en si mismo será quien decida por que camino andar y el que confía en la buena o mala suerte será quien decida andar o no por un camino ya preestablecido por la suerte.

José Losa Pérez

Emprendimiento en España

domingo, 8 de diciembre de 2013

Crisis. Esa palabra que tanto se ha escuchado en los últimos años. Esa situación que se está revirtiendo. Una palabra que representa lo peor de los últimos años y que tiene evidentes connotaciones negativas.  Fruto de esta, miles de personas han perdido sus empleos. Sin embargo, frente a esta perspectiva negativa hay otra bien diferente. El número de autónomos en España continúa en aumento (17.900 nuevos desde Enero de 2013). Personas que en medio de la crisis apuestan por sus proyectos y frente a la negatividad imperante consiguen hacerse un hueco en el mercado. Este proceso no es fruto de la casualidad, sino de la autorregulación y el orden espontáneo surgido de la interacción de millones de personas en el mercado, así como de las últimas medidas tomadas por el gobierno, como la reducción de las cuotas de la seguridad social, plan de pago a proveedores así como la reducción progresiva en el aumento de la deuda de las AAPP, la cual dificulta el acceso al crédito de los verdaderos creadores de empleo (las empresas), la reforma laboral...  Podríamos simplificar todo diciendo que la economía es como un rompecabezas. Durante la época de bonanza todas las piezas parecen encajar correctamente hasta que llega un punto en el que los fallos en este son insalvables y se produce una crisis, en la cual las que no encajan salen del mismo y son sustituidas por otras que encajan mejor. Este proceso es doloroso, pero necesario para que se inicie un nuevo periodo de crecimiento y prosperidad. A fin de cuentas el mercado se autorregula creándose un desorden ordenado, siempre preferible a un orden desordenado. Los gobiernos deben de retirar las piedras del camino para facilitar el proceso, favoreciendo así la regeneración del tejido productivo y no poner piedras en el camino como hicieron anteriores gobiernos en España. Con ello volverá a crearse empleo. Las medidas liberalizadoras  del gobierno y la reducción de la presión fiscal a los emprendedores aprobada recientemente (94,1% de las empresas en España son microempresas y el 5,8% PYMES) permitirán que España abandone el tercer puesto en el ranking de los países europeos con impuestos más altos para las empresas y facilitan que el sector privado se adapte más rápido a las nuevas circunstancias, volviendo el rompecabezas así a funcionar. Los frutos de las reformas se harán ver en 2014. No obstante debemos continuar con las reformas ya que entre otras cosas España ha caído al puesto 142º de 189 entre los países con facilidad de crear negocios (Uzbekistán, Zambia o Sudán del Sur son solo algunos de los países que superan a España en este parámetro. Si bien para empezar a andar, una compañía en el país requiere una decena de trámites y una media de 23 días, este nivel ha mejorado considerablemente con respecto al 2012, cuando se requerían 28 días).
 Por consiguiente podemos decir que se puede emprender en una crisis. La palabra crisis en japonés está compuesta por los caracteres ”peligro” y ”oportunidad”. Aun en esta situación (que por suerte está acabando) se puede crecer, se puede emprender y lo más importante, se está consiguiendo. Demos la vuelta a la palabra crisis y veamos en ella una oportunidad de futuro.

José Losa Pérez